23 junio 2009

Cartel del curso de iniciación

Acabo de dejar este cartel en la imprenta. Me ha llevado su rato pensarlo, hacerlo y corregirlo. Ha quedado bastante decente. Vamos a ver si funciona.

22 junio 2009

Juan Pedro Poderoso, Curso en Vitoria-Gasteiz

No sé cuánto tiempo llevaba esperando el 20 de junio. Desde que tuve noticia del curso, he estado en un par de ellos (uno de ellos el de Franck Noël también en Gasteiz), pero los cursos de Juan Pedro Poderoso tienen algo especial: es el retorno al origen, es ver a viejos conocidos, es hacer frente a los desafíos...
Es el retorno al origen, porque la base de mis formas de aikido las traje de allí. Es ver a viejos conocidos, porque son conocidos y de hace bastantes años, porque nos vemos de cuando en cuando (aunque los de aquí también pronto entrarán en la categoría de viejos conocidos). Es hacer frente al desafío, porque Juan Pedro parece estar en continua evolución, porque siempre trae algo nuevo y novedoso...
Sus últimos cursos son de un solo día, pero nos da bastantes ideas, conceptos, técnicas y movimientos, tanto como para trabajar un año entero.
En Gasteiz, el bokken y el jo fueron protagonistas: uke manejaba el bokken y tori, el jo. Vimos cómo se pueden aplicar los movimientos de las armas cuando trabajamos sin ellas. Hay una gran cantitad de matices latentes en ese trabajo. Algunos se ven enseguida, pero otros, en cambio, son muy sutiles. Por ejemplo, gyaku yokomen nos sugería ushiro kiri otoshi (muy fácil de apreciar), pero, por otra parte, a través del movimiento que hacemos con la muñeca al absorber con el jo el shomen uchi del bokken, aprendimos la clave para colocarnos correctamente detrás de uke para ejecutar irimi nage. Fue tremendamente enriquecedor.
Desde el principio, Juan Pedro resaltó el principio de irimi. Lo trabajamos a través del jo. Juan Pedro da el atemi en el pecho. Normalmente, estamos acostumbrados a dar el atemi y provocar kuzushi en la cara, pero él lo da en el pecho, con la mano abierta, cuando uke no ha afianzado los pies en el suelo, provocando un kuzushi muy claro. Realmente, "sólo" trabajamos cuatro técnicas (y en todas el ataque fue shomen uchi): gokyo ura, irimi nage, ushiro kiri otoshi y kote gaeshi. El procedimiento era muy simple: irimi, atemi, absorción y técnica.
Fue bastante particular cómo manejamos el codo de uke en irimi nage y kote gaeshi: teníamos que proyectar el codo de hacia delante de du cuerpo, provocando kuzushi. Después, para hacer irimi nage, Juan Pedro prolongaba kuzushi desde los hombros de uke, sin utilizar su brazo. Para hacer kote gaeshi, mientras proyectábamos el codo de uke con la mano de fuera, con la otra sujetábamos su muñeca y absorbíamos, para provocar ukemi en uke.
¡Y ver cómo maneja Juan Pedro el jo! ¡Qué gusto! Preciso, potente... Me quedé alucinado, de verdad. Espero que haya otro curso pronto Haluzinatuta geratu nintzan, benetan. Espero dot laster besteren bat egotea!

Sobre el futuro

Han acabado las clases de los niños; han empezado sus vacaciones de verano. Hemos terminado todos encantados: los niños, el ayudante Ekain y yo. Lo hemos pasado bien, nos hemos divertido mucho, hemos aprendido mucho. No sólo los niños; yo también he aprendido muchísimo. Ha sido una experiencia muy enriquecedora. Y ya hemos empezado la planificación del siguiente curso. Los colegios han recibido la información, y en breve llevaremos los carteles a la imprenta, después de hacer algún pequeño cambio. Es la primera vez que hacemos algo así, y creo que nos falta un poco de frescura, pero ¡hemos empezado!

Ha sido fantástico enseñar a los niños, o dar a los niños la oportunidad de aprender. ¡Qué diferente comparado con enseñar a adultos. Ha sido sorprendente su sinceridad inocente, su curiosidad y apertura, así como, desde el punto de vista puramente mental, la buena voluntad para hacer el mismo movimiento una y otra vez. También he tenido suerte con los padres. Han entendido que el aikido no es como las otras artes marciales que el aikido rechaza todas las formas de violencia, las justificadas, sí, pero tanto o más las justificadas. Yo me enfrenté a un gran reto: creer que los niños serían capaces de comprender y asimiliar las bases de aikido. Y las han entendido estupendamente, mucho mejor y más rápido que muchos adultos. Bendita falta de contaminación prejuicial.

También haremos una planificación para atraer a adultos. Pondremos carteles e intentaremos hacer alguna exhibición a primeros de septiembre, a ser posible en Zarautz. Cuantos más seamos, mejor. ¡A ver si conseguimos plantar la semilla del aikido en Zarautz y en los pueblos de alrededor!