03 marzo 2008

Crónica de un minicurso

La sección de Aikido de la Federación de Judo de Gipuzkoa organiza un curso cada seis meses, más o menos. Este año, ha sido el 1 de marzo, y como el año pasado, se ha celebrado en el centro municipal de artes marciales de Anoeta. Fue un curso de sólo dos horas, pero los profesores dieron bastante material para aprender. Miguel se encargó de la primera hora, y José Luis de la segunda. Uno propuso trabajo en ai-hanmi, y en ushiro ryotedori el otro. Para Miguel la base es muy importante, el kihon: hicimos bastantes ukemi, irimi-tenkan (en chudan no kamae y en jodan no kamae), shikko… Después, en ai-hanmi, como he dicho, empezamos con kokyu-ho: entrando en irimi y dando atemi en la sien, y absorbiendo desde la sien hacia abajo. Continuamos con kokyu-ho, de la forma que más hacemos en Zarautz: absorbiendo por dentro en irimi-tenkan, como para hacer shiho-nage. Después, hicimos irimi-nage omote, y después, trabajamos una forma que me gusta mucho: absorber para hacer ikkyo y entrar en irimi tai no henka por debajo del brazo de uke. Me encanta. En esa variación, hicimos kote-gaeshi y nikyo, entre otras técnicas. Miguel tuvo que recordarme que estuviera derecho; por lo visto, tengo tendencia a agacharme. Tengo muchas ganas de ir a sus clases. Igual sigo yendo a las clases de José Luis los martes y sábados (cada vez menos), y empiezo a ir a las de Miguel los jueves. Me gustaría un montón.
José Luis, después de un breve calentamiento, empezó con ushiro ryotedori. Primero hicimos shiho-nage. Tenía a Gorka al lado e hice con él. Es el alumno más nuevo de Zarautz y no había hecho trabajado todavía ushiro ryotedori. Al principio, trabajamos la forma ortodoxa, pero después, tori tenía que atacar (chudan-tsuki), y uke, después de bloquear la muñeca de tori, seguía en ushiro ryotedori. Hacer las técnicas de esa manera requiere un cambio de perspectiva, pero en eso consiste, por una parte, nuestra labor: estar listo para el cambio, aceptar los cambios y adaptarse a ellos. Eso creo yo por lo menos. En definitiva, fue un gran curso.
Pero han pasado otras cosas importantes este fin de semana. El sábado tuvimos visita en Zarautz. Pasamos una buena tarde y cenamos estupendamente. Nuestra Nora se portó fenomenal en el restaurante: tomó el biberón y se quedó frita. Y el domingo por la mañana corrí la Herri Krosa de Zumaia: una carrera 10.200 m en 46:53. ¡Genial! ¡Fui a acabar y casi hago mi mejor tiempo!

No hay comentarios: