24 mayo 2007

Cambio en el blog / Aldaketak blogean

Me parecía que era un poco complicado tener el blog en bilingüe, porque si por casualidad entra alguien, se puede cansar enseguida al ver tanto texto. Así que he decidido poner la versión en euskera en la página web www.blogak.com. De ahora en adelante, los interesados en leer mis cosillas en euskera pueden dirigirse a www.blogak.com/aikidozarautz. Aquí seguiré escribiendo en castellano.

Konplikatu samar iruditzen zitzaidan bloga bi hizkuntzatan egitea; izan ere, kasualitatez baten bat hartan sartuz gero, berehala nazka daiteke hain testu handia ikusita. Horregatik, euskarazko bertsioa www.blogak.com web orrian jartzea erabaki dut. Hemendik aurrera, hartara jo beharko dute interesa dutenek; hain zuzen, www.blogak.com/aikidozarautz helbidera. Honetan, gaztelerazkoa idazten jarraituko dut.

15 mayo 2007

Curso de aikido en la Universidad de Leioa, 12 y 13 de mayo / Aikido ikastaroa Leioako Unibertsitatean, maiatzak 12 eta 13

El pasado fin de semana, Iñaki Sánchez organizó un curso de aikido en Bizkaia; en Bilbao, para ser más exactos, pero finalmente se hizo en el polideportivo de la Universidad de Leioa. Junto a él, participaron Pedro Fournier y Ezequiel Zayas. Fournier se encargó de la clase del sábado por la mañana, y Zayas dio la clase de la tarde. Hicieron unas propuestas de trabajo muy interesantes, como para trabajar durante semanas. Fournier trabajó el bokken; en concreto; defensa contra bokken y defensa con bokken: contra un adversario armado, contra dos (uno detrás y otro delante, dos delante…), etc. También se explayó un poquito sobre la filosofía que gira alrededor del bokken, algo que es de agradecer. Zayas, por su parte, se limitó a trabajar aikido, simple y llanamente. Zayas trabaja mucho el tema de la respiración, y desde el mismísimo principio pudimos conocer su especial percepción. Empezamos con gyaku-hanmi katatedori kokyu-ho, y dos modos curiosos de hacer nikyo, aunque él dijo una y otra vez que aquello no era nikyo. Luego, trabajamos ushiro ryotedori (ikkyo, irimi-nage…). El domingo, Iñaki nos propuso variaciones sobre ushiro ryotedori, pero aquello sólo duró unos quince minutos; fue una especie de calentamiento para los que iban a hacer el examen. ¡Lástima! Precisamente por él fui al curso, pero qué le vamos a hacer, otra vez será. Bueno, los exámenes: diecisiete personas se examinaron, y la gran mayoría estaban muy nerviosos, pero todos sabemos lo difícil que es hacer un examen delante de tantas personas. Hasta aquí, la opinión objetiva (por decir algo).
Claro, mis impresiones y mis conclusiones son totalmente subjetivas. Cuando supe que ese fin de semana iba a haber curso de Iñaki, pensé: “¿Qué? ¿Curso de Iñaki? Tengo que ir, pase lo que pase”. Me estaba preparando para correr la media maratón de San Sebastián, que ha sido el domingo 13, haciendo un montón de kilómetros a la semana, y decidí pasar de la carrera para poder ir al curso. Ahora me arrepiento una barbaridad. Pero ya era tarde, y después de pagar cuarenta euros (sí, cuarenta euros por un día), hubo que aguantar el curso; yo y los alumnos que fueron conmigo. Como he dicho antes, las propuestas fueron muy interesantes, pero si tengo que decir la verdad, vi un poco flojos a Fournier y Zayas. En mi modesta opinión, Fournier estaba como si no estuviera todavía acostumbrado a ese tipo de trabajo con el bokken. Se trata de mi impresión, nada más; de hecho, se trata de un quinto dan, y hay que pensar que sabe lo que se hace. Pero las técnicas no eran muy precisas, y las cambiaba cada dos minutos. Ya sabemos que los suburis y los kumitachis hay que hacerlos una y mil veces, para poder aprenderlos correctamente; es decir, hay que hacer un montón de cosas más que mover el bokken hacia todas partes. Y en cuanto a Zayas, es muy interesante lo de la respiración, no lo negaré, pero técnicamente, lo vi bastante forzado. Muchas veces, estaba clarísimo que uke le ayudaba en la ejecución de la técnica. Y lo sé bien, porque una vez me sacó de uke. Si yo o cualquiera lo hubiera atacado más serio, no creo que hubiera podido ejecutar correctamente las técnicas. Pero también él es quinto dan, y qué podemos saber nosotros desde nuestra humilde posición.
Y los exámenes. Muy nerviosos tendrían que estar los que se presentaron, porque de otro modo no se entiende que haciendo unos exámenes tan malos aprobaran todos. Se examinaron diecisiete, pero creo que sólo cuatro o cinco merecían aprobar. Igual tiene que ver con lo que voy a decir ahora, que, quizás, no será políticamente correcto, pero tengo la sensación de que los rollos entre Iñaki y Juan Pedro Poderoso le hacen un tremendo daño al aikido en Bizkaia. ¿Acaso vamos a aprobar todos siempre?
Pero eso no fue lo peor. No se puede decir que la actitud de los profesores fuese encomiable. En varias ocasiones, pidieron que guardáramos las formas, que siguiéramos el protocolo y que mostráramos respeto, pero ellos no se comportaron todo lo correctamente que cabría esperar. Nos pedían que estuviéramos en silencio, y cuando estaban en el tribunal, les pudimos ver hablando, riéndose y sin hacer mucho caso a quienes se examinaban. Un pobre ejemplo.
Sin embargo, no todo fue tan malo. Examinaron a un señor de más de setenta años, y qué bien se movió, que ágil y efectivo. Después de las sesiones del sábado y de estar dos horas de rodillas mientras se hacían los exámenes, nos ofreció una preciosa exhibición. Se llama Iñaki, pero todos le llaman "aitite" (abuelo). Y además, ¡trajo pasteles para todos! ¡Riquísimos! Al final, mereció la pena ir al curso.

Pasa den asteburuan, aikido ikastaroa antolatu zuen Iñaki Sanchezek Bizkaian; Bilbon, hain zuzen, baina gero, Leioako Unibertsitateko kiroldegira aldatu zuten. Harekin batera, Pedro Fournier eta Ezequiel Zayas arituko ziren. Fournier arduratu zen larunbat goizeko klaseaz, eta Zayasek arrastikoa eman zuen. Oso lan proposamen interesgarriak egin zituzten biek, astetan lantzeko modukoak. Fournierrek bokken lana egin zuen; hain zuzen ere, bokkenaren aurka defendatzeko eta bokkenaz defendatzeko ariketa pilo bat egin genuen: arerio armatu baten aurka, bi arerio armaturen aurka (bata aurrean eta bestea atzean, biak aurrean…), eta abar. Bokkenaren inguruko hainbat ukitu filosofiko sakon ere eman zizkigun, eskertzeko modukoak. Zayas, berriz, aikido hutsera mugatu zen. Asko lantzen du Zayasek arnasketa, eta hasiera-hasieratik izan genuen haren ikuspegi berezia ezagutzeko aukera. Gyaku-hanmi katate dori kokyu-ho egin genuen hasieran, eta nikyo egiteko bi modu bitxi, baina behin eta berriz esan zigun hura ez zela nikyo. Gero, ushiro ryotedori landu genuen (ikkyo, irimi-nage…). Igandean, Iñakik ushiro ryotedorin bariazioak egitea proposatu zigun, baina haren klaseak hamabost minutu soilik iraun zuen; beroketa moduko bat izan zen azterketa egin behar zutenentzat. Lastima! Harengatik joan nintzen ikastarora, baina zer egingo diogu, beste batean izango da. Hamazazpi pertsonak egin zuten azterketa, eta gehien-gehienak oso urduri zeuden, baina denok dakigu zer zaila den azterketa bat hainbeste pertsonen aurrean egitea.. Honaino, iritzi objektiboa (zelanbait esatearren).
Jakina, nire irudipenak eta ondorioak askoz ere subjektiboak dira. Asteburu hartan ikastaroa zegoela jakin nuenean, pentsatu nuen: “Zer? Ikañiren ikastaroa? Joan egin behar naiz, nahi eta nahi ez”. Donostiako maratoi erdia egiteko prestatzen ari nintzen (hilaren 13an egin zuten, igandean), astean kilometro mordoa egiten, eta lasterketa bertan behar uztea erabaki nuen, ikastarora joan ahal izateko, noski. Izugarri damu dut orain. Baina ez zegoen atzera egiterik, eta behin berrogei euro ordainduta (bai, berrogei euro egun batengatik), ikastaroa jasan behar izan nuen; bueno, nik eta nirekin joan ziren ikasleek. Lehen esan dudan legez, proposamenak oso interesgarriak izan ziren, baina egia esan behar badut, makal samar ikusi nituen Fournier eta Zayas. Bokkenaren lan mota horrekin oraindino guztiz ohituta ez balego bezala nabaritu nuen Fournier. Dena den, nire irudipena baino ez da hori; izan ere, bosgarren dana da, eta pentsatu behar dugu zertaz ari den badakiela. Baina teknikak ez ziren batere zehatzak, eta bi minutuan behin aldatzen zituen. Suburiak eta kumitachiak egiten ditugunok badakigu mugimenduak behin eta berriz egin behar direla, ondo barneratzeko; hau da, bokkena edonora mugitzea baino zerbait gehiago egin behar da. Eta Zayasi dagokionez, oso interesgarria da arnasketarena, ez dut ukatuko, baina teknikoki, oso behartuta ikusi nuen. Askotan, agerikoa zen ukeak lagundu egiten ziola teknika egiten. Eta ondo dakit nik hori, behin erdira atera ninduen eta. Nik edo beste inork benetan egin izan balio eraso, ez dut uste teknikak egingo zituenik. Baina hura ere bosgarren dana da, eta zer dakigu guk haren aldean!
Eta azterketak! Oso urduri egongo ziren azterketara aurkeztu ziren guztiak, ze bestela ezin da esplikatu hain azterketa txarrak eginda den-denek gainditu izana. Hamazazpik egin zuten, baina nire ustetan, lauk edo bostek merezi zuten gainditzea. Esango dudana ez da, agian, politikoki zuzena, baina iruditzen zait Iñakiren eta Juan Pedro Poderosoren arteko tirabirek izugarrizko kaltea egiten diotela Bizkaiko aikidori. Beti gaindituko dugu denok?
Baina txarrena ez zen hori izan. Ezin da esan irakasleen jarrera goresgarria izan zenik. Itxurak gordetzeko, protokoloari jarraitzeko eta errespetua erakusteko eskatu zuten hainbat aldiz, baina haiek ez zuten ondo jokatu. Guri isilik egoteko eskatu, eta tribunalean zeudenean, elkarrekin berbetan, barrez eta ikasleei jaramonik egin barik zeuden. Eredu eskasa.
Hala ere, ez pentsatu dena txarra izan zenik! Hirurogeita hamar urtetik gorako aikidoka bati azterketa egin zioten, eta zer ondo mugitu zen, arin eta eraginkor. Larunbateko klaseak egin eta igande goizean, besteek azterketa egiten zuten bitartean, bi ordu belauniko egon ondoren, erakustaldi ederra eskaini zigun. Iñaki du izena, baina denek aitite esaten diote. Eta, gainera, denontzako pastelak ekarri zituen! Gozo-gozoak! Azkenean, merezi izan zuen ikastarora joatea.