22 octubre 2007

Gerard Blaize en Leioa: un nuevo reto

El club Aikido Tanabe de Bilbao organizó el curso de Gerard Blaize en el polideportivo de la Universidad del País Vasco, el Leioa (Bizkaia). Todos los cursos enriquecen, todos sin excepción, e incluso cuando salimos frustrados de una sesión, más adelante, en cualquier momento, te puedes sentir inundado de comprensión. Entonces, otra pequeña pieza encaja en el puzzle.
Por eso, soy partidario de no hacer juicios críticos de los cursos, las clases o l@s aikidokas con l@s que practico. Es posible que no lo consiga siempre (de hecho, a veces se me escapan), pero intento hacer una síntesis breve y subrayar que me baso exclusivamente en mi percepción, con lo que todo es estrictamente personal, sin el menor ánimo de construir verdades absolutas y sin querer, ni mucho menos, ofender a nadie. En este caso, me limito a decir que la forma de la técnica del maestro Blaize no me pareció nada del otro mundo, exclusivamente por su falta de vistosidad. Pero estamos hablando de una persona de cierta edad. Los que pudimos trabajar con su uke, su traductor o alguno de sus alumnos (franceses y mallorquines) pudimos sentir su aikido con más profundidad. Pero estamos acostumbrados a otra cosa y reconozco que me volví loco intentando practicar siguiendo los parámetros que el maestro iba marcando.

Sin embargo, y dejando de lado el kata de bo (que merece capítulo aparte, qué maravilla), el concepto, la explicación, el fondo, la transmisión directa del mensaje de O Sensei, buf!, es para dejar patidifuso a cualquiera. Aquel aikidoka que a la larga no comprenda ni asimile ese mensaje no estará practicando aikido, sino una forma corrupta más cercana a las artes marciales que priorizan la victoria a toda costa, independientemente, por supuesto, de aquello que motive la necesidad de victoria. Reconozco, por tanto, que todos admitimos la derrota y la victoria en otras disciplinas marciales y en todos los deportes. ¿Acaso no debería ganar siempre el Athletic?
Tengo la impresión de que la experiencia nos llevará de la mano, tarde o temprano, a esa conclusión. Todos los grandes maestros inciden en lo mismo, en aiki, y a todos se nos llena la boca con citas de O Sensei, pero la comprensión no está al alcance de todos en cualquier momento, sino que hay que ir preparándose poco a poco. Tengo por delante unos cincuenta años de práctica. Intentaré mantener la mente abierta para poder aprender, asimilar y transmitir las enseñanzas de O Sensei lo mejor posible, vengan de quien vengan.
(Foto cortesía de un miembro del foro de la página de Aikido Tanabe Bilbao.)

20 octubre 2007

Nuestra Nora ya ha llegado


Hoy hace tres semanas que nació nuestra peque, nuestra hijita preciosa, Nora.
Estamos locos de contento. Por una parte, parece increíble; cuando la cogemos en brazos, cuando la madre le da pecho, cuando empieza a llorar o echa una sonrisita,

cuando duerme plácidamente…

sabemos que es muy vulnerable, que sin nosotros estaría perdida (y ahora nosotros también sin ella), que nos necesita para cualquier cosa y que su única manera de comunicarnos qué le pasa es el llanto. Ha cambiado nuestra vida, la ha cambiado por completo. Pero por otra parte, la transición ha sido muy fácil, como si hubiera estado con nosotros desde siempre. Es una sensación increíble, preciosa y emocionante. Cada vez que la miro, el mismo pensamiento viene a mi cabeza: te cuidaré, bonita, te protegeré, te querré…

Algunas veces, Irune y yo nos miramos y nos decimos: mira qué cosita hemos traído. Estamos felices y contentos. Tengo que poner más fotos en Internet, para que todo el mundo pueda ver a nuestra Nora.

24 septiembre 2007

¡Otra vez con la hakkama a vueltas!

¡Aquí estamos de nuevo después de las vacaciones! Pero antes de olvidarme, el que quiera puede ver las fotos que hicimos al final del curso de Kitaura en Donostia. Son pocas, pero bueno, un pequeño testimonio de los que estuvimos allí, aprendiendo un poquito. El enlace está en Enlaces interesantes.
Bueno, nos fuimos de vacaciones con un pequeño saquito de ilusión: parecía que a partir de septiembre trasladaríamos el dojo a un sitio mayor, pero al final, me ha dicho la dueña del gimnasio que seguiremos donde siempre. Afortunadamente, daremos las clases de los viernes en una sala con un techo más alto. Por lo menos, trabajaremos con armas sin riesgo de dar al techo.
En principio, tenemos por delante un gran futuro. Me han dicho que existe la oportunidad de dar clase a niños; quizá se forme un grupito. Pero la verdad, al seguir en el sitio de siempre, se me han chafado los planes, porque he retrasado una y otra vez el momento de poner carteles para atraer más alumnos y hacer que este modesto grupo de aikidokas crezca un poco más. Ahora que están las cosas claras, intentaré hacer una pequeña campaña de publicidad.
Bueno, el mes que viene (19, 20 y 21 de octubre) Gerard Blaize se acercará a Bilbao para darnos un cursillo. Es una gran oportunidad de conocer a este gran maestro, 7º dan Aikikai, sin tener que ir a Barcelona, Mallorca o pasar la frontera.

21 julio 2007

Curso de titulación docente (Guadalajara, julio 2007)

Cuando el día 2 llegamos al hotel, la cara del camarero, como un espejo, nos indicó claramente cómo serían aquellos días, pero no nos dimos cuenta. Nos dieron de cenar por los pelos, porque era muy tarde, decían. Fue el preludio de lo que comeríamos durante el curso, pero estábamos deseando ir a la cama. Pasillo apestoso. Habitación apestosa. Un calor del demonio. Sin embargo, dormimos muy bien, esa y todas las noches. Al día siguiente empezó el curso. En primer lugar, un desayuno bastante triste, y después, la inscripción y la presentación del curso, de la mano de Juan A. Delgado Tostado, director de la Escuela Federativa Nacional. Excepto siete, todos los aspirantes a monitor eran judokas, y la mayoría, demasiado jóvenes, desde mi punto de vista, como para tomarse en serio el curso. A veces, aquello parecía una clase de instituto saturada de hormonas. Por la tarde, tocaban las clases prácticas; bueno, a todos menos a los aikidokas. Y eso también fue bastante significativo. ¿La razón? Pedro Fournier se encargaba de las clases específicas de Aikido, y es un tema al que él da muchísima importancia; se pasó la mayor parte del tiempo hablando sobre ello, incitando debates sobre temas un poco tabú… Cuando ves y habas con Pedro por primera vez, piensas que es un tío majo, como te puede ocurrir con cualquiera. Pero después, te das cuenta de que es un tío muy concienzudo y trabajador, dispuesto a dedicarte el tiempo que haga falta, y tambíen que es un poquito provocador. Por eso se le va el tiempo. Es más, hemos hecho más horas de defensa personal que de Aikido. Por esa parte, envidié un poco a los demás "artistas". Más tarde, pasada esa pequeña decepción, entendí que ya practicamos bastante durante todo el año y que podíamos darle una oportunidad a la teoría. Aparte de eso, la organización nos tuvo de acá para allá, ahora tienes que irte, ¿no os habían dicho que a esta hora el tatami iba estar ocupado? y demas historias. Es difícil organizar un curso de esa magnitud, pero los patitos feos siempre son los mismos.

Todos los días fueron más o menos así. Por las mañanas, las asignaturas comunes (preparadas desde la perspectiva del judo y para los judokas): gestión (una serie de trucos para obtener dinero de los alumnos), anatomía, pedagogía (muy práctica y aprovechable), educación física, psicología, fisiología, primeros auxilios, defensa personal y legislación. Demasiada información en muy poco tiempo, y excepto en dos casos, tuvimos que hacer exámenes. ¡Vaya coñazo, después de tanto tiempo, vuelta a estudiar! Las clases, de por sí, han estado bien, y nos han dado las bases para que cada cual pueda seguir estudiando por su cuenta, si quiere. Por las tardes, teníamos las clases específicas de Aikido, todos los aikidokas a la vez, con los entrenadores regionales y un único entrenador nacional. Al principio, eran teóricas. Estaba deseando empezar con las clases prácticas, pero Pedro debía de tener unas ganas tremendas de seguir teorizando o le agobiaba el calor que hacía. ¡Sólo entramos dos veces al tatami! Y la mayor parte del tiempo estuvimos en seiza. Menos mal que un chico de Burgos, Ruben, estaba preparando el examen para el 2º dan y que por la noche, después de cenar, nos reuníamos para entrenar. Me pidió que fuera su uke en el examen, y fue un gran honor para mí; aprendí mucho de él, de su forma de moverse (se le nota la estancia en París en el Círculo de Tissier). Me puse a su disposición para ayudarle en lo que necesitara. Aunque estaba muy nervioso, hizo un examen excepcional y los miembros del tribunal le felicitaron.

Lo de la comida merece capítulo aparte. Las comidas no fueron nada del otro mundo. ¡A ese precio, el cocinero tuvo que hacer malabares! Es verdad que no pasamos hambre, pero más de uno compró material para prepararse bocadillos en la habitación, y tres o cuatro veces salimos a cenar fuera, buscando cenas más exquisitas.

Pero sin duda, el ambiente ha sido lo mejor. Nos hemos arreglado muy bien. Algunos guardaremos buen recuerdo de esos días: Ruben, Aitor (toledano de Barakaldo), Adrian, Antonio (de Linares), Juan Carlos (Iwama power, de Santander), Raul (de Erandio), Alberto (tito wushu, también de Erandio), Tie (de Algorta, alumno de Iñaki), Dani (parlanchín de Formentera), Bego (de Irún, que recogió nuestros certificados), Arantza (chica maja de Pamplona) y muchos más.

24 mayo 2007

Cambio en el blog / Aldaketak blogean

Me parecía que era un poco complicado tener el blog en bilingüe, porque si por casualidad entra alguien, se puede cansar enseguida al ver tanto texto. Así que he decidido poner la versión en euskera en la página web www.blogak.com. De ahora en adelante, los interesados en leer mis cosillas en euskera pueden dirigirse a www.blogak.com/aikidozarautz. Aquí seguiré escribiendo en castellano.

Konplikatu samar iruditzen zitzaidan bloga bi hizkuntzatan egitea; izan ere, kasualitatez baten bat hartan sartuz gero, berehala nazka daiteke hain testu handia ikusita. Horregatik, euskarazko bertsioa www.blogak.com web orrian jartzea erabaki dut. Hemendik aurrera, hartara jo beharko dute interesa dutenek; hain zuzen, www.blogak.com/aikidozarautz helbidera. Honetan, gaztelerazkoa idazten jarraituko dut.

15 mayo 2007

Curso de aikido en la Universidad de Leioa, 12 y 13 de mayo / Aikido ikastaroa Leioako Unibertsitatean, maiatzak 12 eta 13

El pasado fin de semana, Iñaki Sánchez organizó un curso de aikido en Bizkaia; en Bilbao, para ser más exactos, pero finalmente se hizo en el polideportivo de la Universidad de Leioa. Junto a él, participaron Pedro Fournier y Ezequiel Zayas. Fournier se encargó de la clase del sábado por la mañana, y Zayas dio la clase de la tarde. Hicieron unas propuestas de trabajo muy interesantes, como para trabajar durante semanas. Fournier trabajó el bokken; en concreto; defensa contra bokken y defensa con bokken: contra un adversario armado, contra dos (uno detrás y otro delante, dos delante…), etc. También se explayó un poquito sobre la filosofía que gira alrededor del bokken, algo que es de agradecer. Zayas, por su parte, se limitó a trabajar aikido, simple y llanamente. Zayas trabaja mucho el tema de la respiración, y desde el mismísimo principio pudimos conocer su especial percepción. Empezamos con gyaku-hanmi katatedori kokyu-ho, y dos modos curiosos de hacer nikyo, aunque él dijo una y otra vez que aquello no era nikyo. Luego, trabajamos ushiro ryotedori (ikkyo, irimi-nage…). El domingo, Iñaki nos propuso variaciones sobre ushiro ryotedori, pero aquello sólo duró unos quince minutos; fue una especie de calentamiento para los que iban a hacer el examen. ¡Lástima! Precisamente por él fui al curso, pero qué le vamos a hacer, otra vez será. Bueno, los exámenes: diecisiete personas se examinaron, y la gran mayoría estaban muy nerviosos, pero todos sabemos lo difícil que es hacer un examen delante de tantas personas. Hasta aquí, la opinión objetiva (por decir algo).
Claro, mis impresiones y mis conclusiones son totalmente subjetivas. Cuando supe que ese fin de semana iba a haber curso de Iñaki, pensé: “¿Qué? ¿Curso de Iñaki? Tengo que ir, pase lo que pase”. Me estaba preparando para correr la media maratón de San Sebastián, que ha sido el domingo 13, haciendo un montón de kilómetros a la semana, y decidí pasar de la carrera para poder ir al curso. Ahora me arrepiento una barbaridad. Pero ya era tarde, y después de pagar cuarenta euros (sí, cuarenta euros por un día), hubo que aguantar el curso; yo y los alumnos que fueron conmigo. Como he dicho antes, las propuestas fueron muy interesantes, pero si tengo que decir la verdad, vi un poco flojos a Fournier y Zayas. En mi modesta opinión, Fournier estaba como si no estuviera todavía acostumbrado a ese tipo de trabajo con el bokken. Se trata de mi impresión, nada más; de hecho, se trata de un quinto dan, y hay que pensar que sabe lo que se hace. Pero las técnicas no eran muy precisas, y las cambiaba cada dos minutos. Ya sabemos que los suburis y los kumitachis hay que hacerlos una y mil veces, para poder aprenderlos correctamente; es decir, hay que hacer un montón de cosas más que mover el bokken hacia todas partes. Y en cuanto a Zayas, es muy interesante lo de la respiración, no lo negaré, pero técnicamente, lo vi bastante forzado. Muchas veces, estaba clarísimo que uke le ayudaba en la ejecución de la técnica. Y lo sé bien, porque una vez me sacó de uke. Si yo o cualquiera lo hubiera atacado más serio, no creo que hubiera podido ejecutar correctamente las técnicas. Pero también él es quinto dan, y qué podemos saber nosotros desde nuestra humilde posición.
Y los exámenes. Muy nerviosos tendrían que estar los que se presentaron, porque de otro modo no se entiende que haciendo unos exámenes tan malos aprobaran todos. Se examinaron diecisiete, pero creo que sólo cuatro o cinco merecían aprobar. Igual tiene que ver con lo que voy a decir ahora, que, quizás, no será políticamente correcto, pero tengo la sensación de que los rollos entre Iñaki y Juan Pedro Poderoso le hacen un tremendo daño al aikido en Bizkaia. ¿Acaso vamos a aprobar todos siempre?
Pero eso no fue lo peor. No se puede decir que la actitud de los profesores fuese encomiable. En varias ocasiones, pidieron que guardáramos las formas, que siguiéramos el protocolo y que mostráramos respeto, pero ellos no se comportaron todo lo correctamente que cabría esperar. Nos pedían que estuviéramos en silencio, y cuando estaban en el tribunal, les pudimos ver hablando, riéndose y sin hacer mucho caso a quienes se examinaban. Un pobre ejemplo.
Sin embargo, no todo fue tan malo. Examinaron a un señor de más de setenta años, y qué bien se movió, que ágil y efectivo. Después de las sesiones del sábado y de estar dos horas de rodillas mientras se hacían los exámenes, nos ofreció una preciosa exhibición. Se llama Iñaki, pero todos le llaman "aitite" (abuelo). Y además, ¡trajo pasteles para todos! ¡Riquísimos! Al final, mereció la pena ir al curso.

Pasa den asteburuan, aikido ikastaroa antolatu zuen Iñaki Sanchezek Bizkaian; Bilbon, hain zuzen, baina gero, Leioako Unibertsitateko kiroldegira aldatu zuten. Harekin batera, Pedro Fournier eta Ezequiel Zayas arituko ziren. Fournier arduratu zen larunbat goizeko klaseaz, eta Zayasek arrastikoa eman zuen. Oso lan proposamen interesgarriak egin zituzten biek, astetan lantzeko modukoak. Fournierrek bokken lana egin zuen; hain zuzen ere, bokkenaren aurka defendatzeko eta bokkenaz defendatzeko ariketa pilo bat egin genuen: arerio armatu baten aurka, bi arerio armaturen aurka (bata aurrean eta bestea atzean, biak aurrean…), eta abar. Bokkenaren inguruko hainbat ukitu filosofiko sakon ere eman zizkigun, eskertzeko modukoak. Zayas, berriz, aikido hutsera mugatu zen. Asko lantzen du Zayasek arnasketa, eta hasiera-hasieratik izan genuen haren ikuspegi berezia ezagutzeko aukera. Gyaku-hanmi katate dori kokyu-ho egin genuen hasieran, eta nikyo egiteko bi modu bitxi, baina behin eta berriz esan zigun hura ez zela nikyo. Gero, ushiro ryotedori landu genuen (ikkyo, irimi-nage…). Igandean, Iñakik ushiro ryotedorin bariazioak egitea proposatu zigun, baina haren klaseak hamabost minutu soilik iraun zuen; beroketa moduko bat izan zen azterketa egin behar zutenentzat. Lastima! Harengatik joan nintzen ikastarora, baina zer egingo diogu, beste batean izango da. Hamazazpi pertsonak egin zuten azterketa, eta gehien-gehienak oso urduri zeuden, baina denok dakigu zer zaila den azterketa bat hainbeste pertsonen aurrean egitea.. Honaino, iritzi objektiboa (zelanbait esatearren).
Jakina, nire irudipenak eta ondorioak askoz ere subjektiboak dira. Asteburu hartan ikastaroa zegoela jakin nuenean, pentsatu nuen: “Zer? Ikañiren ikastaroa? Joan egin behar naiz, nahi eta nahi ez”. Donostiako maratoi erdia egiteko prestatzen ari nintzen (hilaren 13an egin zuten, igandean), astean kilometro mordoa egiten, eta lasterketa bertan behar uztea erabaki nuen, ikastarora joan ahal izateko, noski. Izugarri damu dut orain. Baina ez zegoen atzera egiterik, eta behin berrogei euro ordainduta (bai, berrogei euro egun batengatik), ikastaroa jasan behar izan nuen; bueno, nik eta nirekin joan ziren ikasleek. Lehen esan dudan legez, proposamenak oso interesgarriak izan ziren, baina egia esan behar badut, makal samar ikusi nituen Fournier eta Zayas. Bokkenaren lan mota horrekin oraindino guztiz ohituta ez balego bezala nabaritu nuen Fournier. Dena den, nire irudipena baino ez da hori; izan ere, bosgarren dana da, eta pentsatu behar dugu zertaz ari den badakiela. Baina teknikak ez ziren batere zehatzak, eta bi minutuan behin aldatzen zituen. Suburiak eta kumitachiak egiten ditugunok badakigu mugimenduak behin eta berriz egin behar direla, ondo barneratzeko; hau da, bokkena edonora mugitzea baino zerbait gehiago egin behar da. Eta Zayasi dagokionez, oso interesgarria da arnasketarena, ez dut ukatuko, baina teknikoki, oso behartuta ikusi nuen. Askotan, agerikoa zen ukeak lagundu egiten ziola teknika egiten. Eta ondo dakit nik hori, behin erdira atera ninduen eta. Nik edo beste inork benetan egin izan balio eraso, ez dut uste teknikak egingo zituenik. Baina hura ere bosgarren dana da, eta zer dakigu guk haren aldean!
Eta azterketak! Oso urduri egongo ziren azterketara aurkeztu ziren guztiak, ze bestela ezin da esplikatu hain azterketa txarrak eginda den-denek gainditu izana. Hamazazpik egin zuten, baina nire ustetan, lauk edo bostek merezi zuten gainditzea. Esango dudana ez da, agian, politikoki zuzena, baina iruditzen zait Iñakiren eta Juan Pedro Poderosoren arteko tirabirek izugarrizko kaltea egiten diotela Bizkaiko aikidori. Beti gaindituko dugu denok?
Baina txarrena ez zen hori izan. Ezin da esan irakasleen jarrera goresgarria izan zenik. Itxurak gordetzeko, protokoloari jarraitzeko eta errespetua erakusteko eskatu zuten hainbat aldiz, baina haiek ez zuten ondo jokatu. Guri isilik egoteko eskatu, eta tribunalean zeudenean, elkarrekin berbetan, barrez eta ikasleei jaramonik egin barik zeuden. Eredu eskasa.
Hala ere, ez pentsatu dena txarra izan zenik! Hirurogeita hamar urtetik gorako aikidoka bati azterketa egin zioten, eta zer ondo mugitu zen, arin eta eraginkor. Larunbateko klaseak egin eta igande goizean, besteek azterketa egiten zuten bitartean, bi ordu belauniko egon ondoren, erakustaldi ederra eskaini zigun. Iñaki du izena, baina denek aitite esaten diote. Eta, gainera, denontzako pastelak ekarri zituen! Gozo-gozoak! Azkenean, merezi izan zuen ikastarora joatea.

14 abril 2007

La eficacia y el mito, o el mito de la eficacia / Efikazia eta mitoa, edo efikaziaren mitoa

El 24 y 25 de febrero, Kitaura Sensei impartió un curso en Vitoria. Allí estuve, junto con varios aikidokas de Aikido Club Amagoia. El pasado fin de semana, el fin de semana de Semana Santa (7,8 y 9 de abril), estuve en el curso de Franck Noël en Anglet. Sabemos qué diferentes pueden llegar a ser los estilos de dos aikidokas, y ni qué decir tiene entre maestros de esa categoría, por ejemplo. Los profesores, nuestra personalidad… muchas cosas influyen en nuestra perspectiva, y no merece perder el tiempo en eso. Pero mientras pensaba precisamente en eso, recordé lo que dijo Christian Tissier en una entrevista. Y la busqué en Internet. En un momento en el que entrevistadora y entrevistado hablaban sobre Yamaguchi Sensei, Tissier dijo que según varias personas su técnica —la de Yamaguchi— no funcionaba. Y añadió: «Pero nada funciona en el Aikido. Nada. Yonkyo no funciona, y nikkyo no funciona hasta que te doy mi brazo. Ése es el mensaje que recibes del arte, no de la técnica. Nadie es fuerte. Yo creo que un arte marcial es un sistema para preservar tu vida, tu integridad, tu libertad y la libertad de las personas que te rodean. Tiene que ver con vivir en armonía con el ambiente y con otras personas. Tomemos a Mike Tyson como ejemplo. Es muy fuerte, pero ha sido vencido en dos ocasiones por dos mujeres. Siempre está en el lugar equivocado en el momento equivocado. El Budo debería enseñarte a estar en el lugar adecuado en el momento adecuado».
Estaríamos, por tanto, hablando de la frustración del aikidoka. Nada funciona. Nada funciona. Después de dar una clase, después de intentar enseñar lo poco que sé, o después de asistir a una clase, arrodillado en el tatami doblando el hakkama, me parece que podría haberlo hecho mucho mejor, infinitamente mejor, que sólo he captado unas migajas de todo cuanto me ofrece el arte. De hecho, como la gran mayoría de aikidokas del mundo, tengo un gran margen de mejora todavía.
Es igual, porque, en definitiva, nuestro esfuerzo no es en vano, de ninguna manera. En la misma entrevista, Tissier explicaba que, según Yamaguchi Sensei, aikido es la búsqueda del ideal de perfección de uno mismo. Y seguía: «En budo, si siempre tienes éxito, no te sientes motivado para continuar tu estudio. Por lo tanto, yo creo que, en budo, tienes que fallar de vez en cuando para saber que has fallado. La próxima vez, tendrás una nueva oportunidad para hacer mejor las cosas. En una competición, no tienes esa nueva oportunidad; cuando pierdes, tienes que esperar a que llegue otro campeonato. Pero, en el entrenamiento del budo, en el entrenamiento de aikido, no hay competición. Siempre tendrás una nueva oportunidad. En aikido, siempre queremos hacer el movimiento ideal. Alguien viene con un muy buen ataque, y tú tratas de hacer el movimiento ideal. Por supuesto, no funciona. Entonces lo haces de nuevo, tratando otra vez de hacer el movimiento ideal. Fallas de nuevo. En aikido, queremos hacer la más bella técnica y fallamos. Aunque el propósito es hacer la técnica más perfecta. Eso es lo que tenemos que recordar, pero lo olvidamos muy fácilmente».
Como decía O Sensei, aikido es ichi go ichi e. Es decir, debes hacer la técnica como si fuera la primera y última vez. Y cuando te encuentres a alguien, hay que actuar de la misma manera: como si fuera la primera y última vez.

Otsailaren 24an eta 25ean, Kitaura Senseik ikastaroa eman zuen Gasteizen. Han izan nintzen zapatuan, Amagoia Aikido Clubeko beste zenbait aikidokarekin batera. Lehenengo asteburuan, Aste Santuaren asteburuan (apirilak 7, 8 eta 9), Franck Noëlek Angelun emandakoan ere izan nintzen. Ondotxo dakigu zeinen desberdinak izan daitezkeen bi aikidokaren estiloak, eta zer esanik ez, halako maisuen artean, berbarako. Irakasleek, gure nortasunak… hainbat gauzak dute eragina gure ikuspegian, eta ez du merezi horretan denbora galtzea. Baina hain zuzen buruan horixe nerabilela, Christian Tissierrek elkarrizketa batean esandakoa etorri zitzaidan gogora. Eta Internetan bilatu nuen. Elkarrizketa hartan, elkarrizketagileak eta elkarrizketatuak Yamaguchi Sensei hizpide zutela, Tissierrek esan zuen zenbait pertsonaren arabera haren teknikak —alegia, Yamaguchirenak— ez zuela funtzionatzen. Eta hau gaineratu zuen: «Aikidon, ezerk ez du funtzionatzen. Ezerk ere ez. Yonkyo teknikak ez du funtzionatzen, eta nikkyok ere ez du funtzionatzen besoa ematen ez dizudan bitartean. Mezu hori jasotzen duzu artetik, ez teknikatik. Inor ez da indartsua. Nire ustez, borroka arte batek zure bizitza, zure segurtasuna, zure askatasuna eta zure inguruko pertsonen askatasuna babestu behar ditu. Inguruarekin eta gainontzekoekin harmonian bizitzearekin zerikusia du. Demagun Mike Tyson, adibidez. Oso indartsua da, baina bitan garaitu dute, bi emakumek. Beti dago leku okerrean une okerrean. Budok leku egokian eta une egokian egoten irakatsi beharko lizuke».
Aikidokaren frustrazioaz hitz egin genezake, hortaz. Ezerk ez du funtzionatzen. Ezerk ez du funtzionatzen. Klase bat eman ondoren, dakidan apurra irakasten saiatu ostean, edo eskola bat jaso ondoren, tatamian belauniko hakkama tolestean, iruditzen zait askoz hobeago egin nezakeela, askoz ere hobeago egin nezakeela, arteak eskaintzen didanaren apurrak baizik ez ditudala atzeman. Izan ere, munduko aikidoka gehien-gehienek bezala, hobetzeko bide luzea daukat aurrean.
Berdin du. Izan ere, gure ahalegina ez da hutsala, inondik inora ere. Elkarrizketa berean, Tissierrek azaltzen zuen Yamaguchi Senseiren arabera aikido norberaren idealaren bilaketa dela. Eta honela jarraitzen zuen: «Budon, beti arrakasta badugu, ez gaude ikasten jarraitzeko motibatuta. Beraz, uste dut budon aldian-aldian huts egin behar dugula, huts egin dugula jakiteko. Hurrengoan, beste aukera bat izango dugu gauzak hobeto egiteko. Lehiaketa batean, ez dago aukera berririk; galtzen badugu, beste lehiaketa baten zain geratu behar dugu. Baina budon, aikidon, ez dago lehiaketarik. Beti izango dugu beste aukera bat. Aikidon, mugimendu ideala egin nahi dugu beti. Norbaitek eraso egoki eta serio bat egiten digunean, mugimendu ideala egiten ahalegintzen gara. Jakina, gure mugimenduak ez du funtzionatzen. Orduan, berriro saiatzen gara. Eta huts egiten dugu atzera ere. Aikidon, teknikarik ederrena egin nahi dugu eta huts egiten dugu. Hala ere, teknikarik perfektuena da gure xedea. Horixe da gogoan izan behar duguna, baina errazegi ahazten dugu».
O Sensei esaten zuen legez, aikido ichi go ichi e da. Hau da, teknika bat egiten dugunean, lehen eta azken aldia balitz bezala egin behar dugu. Eta norbait aurkitzen dugunean, berdin-berdin egin behar dugu: lehen eta azken aldiz ikusiko bagenu bezala aritu.