28 abril 2006

Ap V. Mestizaje / Mestizajea

En el curso de Franck Noël conocí a un aikidoka de Baiona que lleva 20 años viviendo en Pamplona. Me dijo que en julio iba a abrir un dojo, un lugar de encuentro de los aikidokas de Navarra y de las provincias de alrededor. Por lo visto, como en otros muchos sitios, también en Navarra está un poco revuelto el mundo del aikido. Y aquel agradable hombre, cansado de la situación, ha elegido el camino de la armonía. Estuvimos hablando sobre eso. Es una palabra que está en boca de todo aikidoka. Si contáramos las veces que se pronuncia en un dojo en una semana, nos sorprenderíamos. Pero a eso se limita esa supuesta armonía, pues percibimos lo contrario al hablar con la gente: un profesor prohibe a sus alumnos acudir a las clases de otros, los de una federación o asociación no tienen en cuenta a las demás…
Siento una gran lástima, y me da miedo que esa gran contradicción se nos trague. En Francia, por lo visto, se han unido. Aquí, por el momento, parece imposible. De cualquier modo, como intento llevar el aikido a mi vida cotidiana, tengo claro que daré a mis alumnos la misma libertad que tuve yo. Desde que empecé a aprender aikido en Leioa, Javi Lopez de Lacalle, nuestro profesor, apostó por el mestizaje: desde el principio, nos llevó a los dojos de los principales maestros vizcaínos. Gracias a ese aikidoka excelente, pude aprender de Juan Pedro Poderoso, Iñaki Sánchez y de Jesús Mª Vázquez. Un lujo increíble. Eso no quiere decir que se aprenda más rápido o que se haga un aikido mejor. Da la oportunidad de conocer varios puntos de vista y, en muchas ocasiones, ahí está la respuesta: desde otra perspectiva, la forma y el color de un objeto pueden cambiar y es posible que, de repente, aparezca ante nuestros ojos aquello que no hemos visto en nuestra obcecación. Las consecuencias de ese mestizaje son tan claras como en cualquier otro ámbito (cultura, arte, etc.): apertura de mente, libertad, riqueza, seguridad, experiencia, flexibilidad… En definitiva, si todos los días comes, bebes, haces, piensas o sientes lo mismo, ¿qué clase de vida es la que tienes?
Debo agradecer de todo corazón a Jabitxu. Ahora vivo en Zarauz y no me puedo acercar a sus clases, pero siempre será mi maestro. Me enseñó bien a conocer a través del aikido qué clase de persona soy, me puso en el camino correcto, y sé a ciencia cierta que me tiene por un hijo y que me daría cualquier cosa que le pidiese. En el ámbito del aikido, se ha portado como un padre conmigo y, para mí, es un ejemplo a seguir.

Franck Noëlen ikastaroan, Iruñan 20 urte bizitzen daraman baionar bat ezagutu nuen. Uztailean dojo bat irekitzeko asmoa zuela esan zidan, Nafarroako eta inguruko leku guztietako aikidoken topaketa leku izan zedin; dirudienez, Nafarroan, leku askotan bezala, oso nahaspilatsu dabil aikido mundua. Eta gizon atsegin hark, egoera horretaz nazkatuta, harmoniaren bidea aukeratu du. Horri buruz hitz egin genuen. Harmonia hitza aikidoka ororen ahotan dago. Dojo batean astebetean hitz hori zenbat aldiz aipatzen den zenbatuz gero, harritu egingo ginateke. Baina horretara mugatzen da delako harmonia, bestelakoaz jabetzen baikara jendearekin berba egiterakoan: irakasle batek ikasleei debekatzen die beste irakasle batzuen eskoletara joatea, federazio edo elkarte batekoek ez dituzte besteetakoak aintzat hartzen…
Izugarrizko pena sentitzen dut, eta beldur naiz kontraesan erraldoi horrek irentsiko ote gaituen. Frantzian, elkartu omen dira azkenean. Euskal Herrian, oraingoz, ezinezkoa dirudi. Edozelan ere, aikido nire eguneroko bizitzara eramaten saiatzen naizen aldetik, argi daukat nik izan nuen askatasuna emango diedala nire ikasleei. Leioan aikido egiten hasi nintzenetik, mestizajearen aldeko apustua egin zuen Javi Lopez De Lacalle gure maisuak: hasiera-hasieratik, Bizkaiko irakasle nagusien dojoetara eraman gintuen. Aikidoka bikain hari esker, Juan Pedro Poderoso, Iñaki Sanchez eta Jesus M. Vazquezen eskoletan izan naiz. Itzelezko luxua. Horrek ez du esan nahi azkarrago ikasten dela edo aikido hobea egitea lortzen dela. Hainbat ikuspuntu ezagutzeko aukera ematen du, eta hor dago, askotan, erantzuna: beste ikuspuntu batetik ikusita, objektu baten itxura eta kolorea aldatu egin daitezke, eta, agian, egoskorkeriaren ondorioz ikusi ez duguna bat-batean agertuko da gure begien aurrean. Horrelako mestizaje esperientzien ondorioak agerikoak dira, beste edozein arlotan legez (kulturan, artean, etab): buru irekitasuna, askatasuna, aberastasuna, segurtasuna, eskarmentua, malgutasuna… Azken batean, egunero gauza bera jan, edan, egin, pentsatu edo sentitzen baduzu, zer-nolako bizitza duzu?
Eskerrik beroenak eman behar dizkiot Jabitxuri, bihotz-bihotzez. Orain, Zarautzen bizi naiz, eta ezin dut haren klaseetara hurbildu, baina beti izango da nire maisua. Ondo erakutsi zidan aikidoren bidez zer-nolako pertsona naizen ezagutzen, bide egokian jarri ninduen, eta jakin badakit semetzat hartu nauela eta zernahi eskatu eta hura emango didala. Aikidoren munduan, aita bat legez jokatu du nirekin, eta, niretzat, jarraitu beharreko eredua da.

22 abril 2006

Ap IV. Una pequeña reflexion / Hausnarketa txiki bat

Ayer, sin darme cuenta, terminé tarde la clase; exactamente, quince minutos tarde. En el último momento, se abrió la puerta y apareció la cara de Manolo. Hace labores de mantenimiento en el polideportivo; por las noches, limpia los vestuarios cuando acaban las actividades. No sabía que también hubiera clase de aikido los viernes y se había sorprendido al ver ropa en nuestro vestuario. Le dije que acabaríamos enseguida y, cuando cerró la puerta, dije en broma: “éste no tiene ganas de trabajar”. La mayoría conoce a Manolo y creí que todos habían entendido mi broma. Acabé la clase, nos duchamos y salí del vestuario con uno de los alumnos nuevos. Vimos a Manolo en un vestuario y me acerqué a disculparme por terminar tarde. Él dijo que no pasaba nada, que había abierto la puerta del dojo para asegurarse de que estábamos allí, no para darnos prisa. Sin embargo, le pedí perdón y le dije que en adelante saldríamos del dojo a las nueve en punto.
El alumno nuevo me estaba esperando. Llegué hasta él y le expliqué que teníamos que ser amigos de Manolo y llevarnos bien con él. El alumno nuevo, en cambio, no lo entendía así. En su opinión, si Manolo tenía que trabajar hasta las diez o las once, tenía que quedarse sin rechistar. Si no, ya había mucha gente dispuesta a trabajar. En aikido, los “conflictos” dentro del dojo se resuelven a través de la armonía, y le expliqué que fuera del dojo debemos tener la misma actitud. No nos cuesta nada llevarnos bien con Manolo o con cualquiera, sonreír y decir algunas palabras amables. Si actuamos así, nos irá todo mejor. “Visto así, se entiende”. Sí, por supuesto.

Atzo, konturatu gabe, berandu amaitu nuen klasea; hain zuzen, hamabost minutuko atzerapenarekin. Azken momentuan, atea ireki zen eta hara non Manoloren aurpegia ikusten dugun. Mantentze lanetan aritzen da kiroldegian, eta aldagelak garbitzen ditu gauetan, denok amaitzen dugunean. Ez zekien ostiraletan ere klasea zegoela eta harritu egin zen arropa gure aldagelan ikustean. Berehala amaituko genuela esan nion eta, atea itxi zuenean, txantxetan esan nuen: “honek ez du lan egiteko gogo handirik”. Ikasle gehienek ezagutzen dute Manolo, eta uste izan nuen denek ulertu zutela nire broma. Klasea amaitu, dutxatu eta aldagelatik irten nintzen, ikasle berri batekin batera. Manolo ikusi genuen aldagela batean eta berandu ateratzeagatik barkamena eskatzeko hurbildu nintzaion. Manolok esan zidan ez zela ezer pasatzen, dojoko atea ireki zuela gu bertan geundela egiaztatzeko, ez guri presa emateko. Hala ere, barkatzeko eskatu nion, eta aurrerantzean dojotik bederatzietan puntu-puntuan irtengo ginela agindu.
Ikasle berria nire zain zegoen. Harengana hurbildu eta Manoloren lagunak izan eta harekin ondo moldatu behar genuela azaldu nion. Ikasle berriak ez zuen horrela ulertzen. Haren ustez, Manolok hamarrak edo hamaikak arte lan egin behar bazuen, bertan geratu behar zuen, txintik esan gabe. Bestela, jende asko bazegoen lan egiteko prest. Aikidon, harmoniaren bidez konpontzen dira dojoaren barruko “gatazkak”, eta dojotik kanpo jarrera bera izan behar dugula azaldu nion: ez zaigu ezer kostatzen Manolorekin eta edonorekin ondo eramatea, irribarre egitea eta hitz atsegin batzuk egitea. Horrela jokatuz gero, hobeto joango zaigu dena. “Horrela ikusita, ulertu egiten da”. Bai, jakina.

Ap III. FRANCK NOEL (y siguiente semana/eta hurrengo astea)

Cuatro días sin poder conectarme a Internet, aunque lo hemos podido arreglar por fin. Afortunadamente, no soy un cyberadicto y, si no fuera por las ganas que tengo de escribir este blog, estaría de lo más tranquilo desconectado. Ayer di clase de aikido en Zarautz. La idea del curso gratuito de iniciación ha sido buena idea: se han apuntado cinco. Habrá que ver si siguen. Ganas ya ponen, por lo menos. Lo único realmente necesario para hacer aikido ez la paciencia, y eso no se vende en ningún sitio: es una flor que florece despacio y hay que cuidarla para hacer cualquier actividad y, en especial, para hacer aikido. De esos cinco alumnos nuevos, cuatro llevan todo el mes en el dojo. El quinto empezó ayer mismo. Mientras los demás trabajaban las técnicas, él tenía que aprender los movimientos básicos y a hacer las caídas. Me di cuenta de que se detenía a menudo para mirar a los compañeros. Al final de la clase, le pregunté por sus impresiones. Y me dijo que tenía treinta y dos años (“ya tengo una edad”) y que no creía estar dispuesto a empezar de cero en alguna actividad.
Es cierto que a partir de determinada edad nos cuesta más aprender, pero con esa actitud es difícil empezar algo y progresar. Nosotros ponemos las excusas, nosotros nos limitamos… El fin de semana, los que estuvimos en el curso de Franck Noël vimos a muchas personas de más de sesenta años, de todos los grados, y no creo que ellos anden buscando excusas para no tener una vida activa. Y era difícil para los cinturones blancos de esa edad comprender lo que explicaba Noël sensei. ¡Era difícil para todos! Mucha información en poco tiempo. Por suerte, algunos podremos profundizar en sus enseñanzas. El curso fue espectacular, increíble, muy bueno. Franck Noël me ha dado muy buena impresión. No sabía qué tipo de aikido hace. Le he visto traduciendo a Endo en el curso anual de Toulousse, pero nada más. Y ha sido una experiencia muy agradable. Es muy tradicional en las formas, al entrar y salir del tatami, para hacer el calentamiento… Y es muy serio, pero con un bonito toque de humor. Haciendo aikido, en cierto modo me recuerda a Endo, pero Noël lleva casi cuarenta años haciendo aikido, estuvo ocho años en Japón y, claro, ha estudiado con muchos maestros: con Doshu Kisshomaru Ueshiba, Yamaguchi sensei, Saotome sensei, Ozawa sensei… Me gustó mucho el curso. Sobre todo, trabajó conceptos relacionados con el centro, muy básicos, por lo tanto: las manos siempre delante del cuerpo, codos cerrados (“como una motocicleta” me dijo en castellano, con ese gracioso acento francés), atemis, desequilibrio de uke (kuzushi)… Siguiendo sus explicaciones, las técnicas son muy suaves y fluidas, se trabaja muy cerca de uke pero sin forzarlo, sin la más mínima fuerza. Tuve una gran sensación de control. Noël me ha cambiado varios chips, y se lo agradezco.
Es muy difícil en este lado de la frontera tener noticia de los cursos de Noël senesei, pero vale la pena. Yo, desde luego, tengo intención de ir a sus cursos siempre que pueda. A propósito, el 22 y 23 de este mes estará en Valencia, aunque esa información no figura en su página web. Además, hace muchos cursos en toda Francia. Alguno será cerca de la frontera.
Cuando íbamos al coche nos cruzamos con él. “Merci beaucoup” le dije, y él, “de rien. Hasta la pgoximá”. Espero que sea así.

Lau egun Internet zerbitzurik gabe. Azkenean, konpontzea lortu dugu. Eskerrak ez naizela cyberadiktoa eta, bloga idazteko kristoren gogoak izan ez banitu, lasai asko egongo nintzatekeen konektatuta egon gabe. Atzo, aikido klasea neukan Zarautzen. Doako ikastaroa egitea ideia ona izan da: bost mutil etorri dira klasea probatzera. Ikusi beharko dugu ea jarraitzen duten. Gogoak badituzte, bederen. Aikido egiteko behar den dohain bakarra pazientzia da, eta pazientzia ez da inon saltzen: pixkanaka hazten den lorea da, eta zaindu egin behar dugu egin nahi dugun edozertarako eta, bereziki, aikido egiteko. Bost ikasle berrietatik lauk bi aste daramatzate dojoan, eta bosgarrena atzo bertan hasi zen. Beste guztiek teknikak lantzen zituzten bitartean, hark mugimenduak eta erorketak nola egin ikasi behar izan zuen. Ohartu nintzen askotan gelditu eta besteei begira jartzen zela. Klasearen amaieran, ikusi zuena zer iruditu zitzaion galdetu nion. Eta esan zidan hogeita hamabi urte zituela (“ya tengo una edad”) eta ez zuela uste jarduera berri bat egiten zerotik hasteko prest egongo zenik.
Egia da adin jakin batetik aurrera gehiago kostatzen dela ikastea, baina, egia esan, mutil haren jarrerarekin, zaila da zerbait egiten hasi eta aurrerapenak egitea. Guk jartzen ditugu aitzakiak, guk mugatzen dugu geure burua… Asteburuan, Franck Noëlen ikastaroan egon ginenok hirurogei urtetik gorako pertsona asko ikusi genituen tatamian, gerriko guztietakoak, eta ez dut uste haiek bizitza aktiboa ez izateko aitzakia bila dabiltzanik. Eta zaila zen adin horretako gerriko zurientzat Noël senseik azaltzen zuena ulertzea. Denontzat izan zen zaila, ordea! Izan ere, informazio asko da oso denbora gutxian. Zorionez, batzuok ikasitakoan sakontzeko aukera izango dugu. Ikastaroa ikusgarria izan zen, itzela, izugarri ona. Franck Noëlek oso inpresio ona eman dit. Ez nekien nolako aikido egiten zuen. Endo senseiren Tolosako (Toulousse) ikastaroetan itzultzaile lanetan ikusita neukan, baina besterik ez. Eta oso esperientzia atsegina izan da. Oso tradizionala da formetan, tatamian sartzeko, irteteko, beroketa egiteko… Eta oso serioa da, baina humore ukitu polit batekin. Aikido egiten, neurri batean, Endo ekarri zidan gogora, baina ia berrogei urte daramatza aikido egiten, zortzi urte eman zituen Japonian, eta, jakina, maisu askorekin ikasteko aukera izan du; besteak beste, Doshu Kisshomaru Ueshibarekin, Yamaguchi, Saotome eta Ozawa senseiekin ikasi du. Asko gustatu zitzaidan ikastaroa. Batez ere, zentroarekin lotutako kontzeptuak landu zituen, oinarri-oinarrizkoak, beraz: eskuak beti gorputzaren aurrean, ukondoak itxita (“como una motocicleta” esan zidan, erdaraz, frantses azentu xelebre horrekin), atemiak, ukeren desoreka (kuzushi)… Haren azalpenei jarraituta, oso suabe, arin eta erraz egiten dira teknikak, ukerengandik oso gertu baina hura behartu gabe, indar izpirik gabe, eta kontrol irudipen handia neukan. Zenbait txip aldatu zizkidan Noëlek, eta eskertu egiten diot.
Oso zaila da hegoaldean Noël senseiren ikastaroen berri izatea, baina merezi du. Nik, zalantzarik gabe, errepikatzeko asmoa daukat. Hain zuzen, hilaren 22 eta 23an Valentzian izango da, nahiz eta informazio hori haren web orrian agertu ez. Horrez gain, askotan egiten ditu ikastaroak Frantzian zehar. Horietako bat mugatik hurbil izango da!
“Merci beaucoup” esan nion kotxera gindoazela harekin gurutzatzean. Eta hark, “de rien. Hasta la pgoximá”. Halaxe izango delakoan…

14 abril 2006

Ap II.

Dicen que los hombres tienen un pensamiento sobre sexo cada diez segundos. Me parece demasiado, pero posible, porque yo los tengo sobre aikido. Todo lo que veo, oigo o siento (o casi todo) lo analizo bajo la perspectiva de aikido. Por ejemplo, anteayer, 12 de abril, en el suplemento deportivo de un periódico guipuzcoano, aparecía la entrevista a un joven judoka que acaba de ganar el Campeonato de España en su categoria. Cuando le preguntaron por su mayor virtud, respondió lo siguiente: “soy muy fuerte y en judo con la fuerza mueves al contrario, y con la técnica lo derribas”. Enseguida pensé que estaba equivocado. Pero no es culpa suya pensar de esa manera; quizá, como en judo y otras muchas artes marciales hay que demostrar mediante campeonatos y combates quién es el mejor, no se les enseña adecuadamente a los jóvenes. ¿Cómo resolverá todo ese campeón de España? Con fuerza y técnica; por lo menos, hasta que se de cuenta de que algún día esa fuerza desaparecerá, y la fuerza no dura para siempre. ¿Y si aprendiera bien que judo es la vía de la flexibilidad? Sé que es demasiado generalizar, pero es una realidad.
No creo que aikido sea mejor que el resto de artes marciales. También muchos aikidodas usan la fuerza y también están equivocados. Trasladan al dojo la manera más extendida en esta sociedad de resolver problemas, en lugar de llevar a su vida lo que aikido les muestra. De hecho, ¿cómo se hacen las cosas en este nuestro mundo “civilizado”? Rápido, a la fuerza, con egoísmo, sin pensar en los demás (pero con la excusa de ayudarles), sin tener en cuenta el futuro… Si cualquier cosa –sea aikido, sea punto de cruz, sea puenting– me da la oportunidad de mejorar algún aspecto de mi vida, lo agradeceré, y ¡adelante!
Mañana y hasta el lunes voy a Anglet (Baiona) a un curso de Franck Noel sensei. Es 7º dan por Aikikai y alumno directo de Seishiro Endo. Además de aprender un montón, disfrutaré muchísimo.

Gizonek sexuari buruzko pentsamendu bat omen dute hamar segundoan behin. Hori gehiegi dela iruditzen zait, baina posiblea da, ze nik aikidori buruzkoak ditut. Ikusten, entzuten eta sentitzen dudan guztia (edo ia guztia) aikidoren ikuspegitik aztertzen dut. Adibidez, herenegun, hilaren 12an, Gipuzkoako egunkari bateko kirol gehigarrian, elkarrizketa egiten zioten duela gutxi bere kategorian Espainiako Txapelketa irabazi duen judoka gazte bati. Bere dohain nagusiaz galdetu ziotenean, hau erantzun zuen: “oso indartsua naiz eta judon indarrarekin mugitzen duzu arerioa, eta teknikarekin lurrera botatzen duzu”. Berehala pentsatu nuen oker zegoela. Baina horrela pentsatzea ez da haren errua; agian, judon eta beste arte martzial askotan txapelketen eta borroken bidez nor baino nor den frogatu beharra dagoenez, ez diete gazteei behar bezala irakasten. Espainiako txapeldun hark nola konponduko du dena? Indarrez eta teknikaz; behintzat, egunen batean indarra desagertu egingo zaiola ulertzen duen arte, eta indarrak ez du betirako irauten. Eta ondo ikasiko balu judo malgutasunaren bidea dela? Badakit ideia orokorregia dela, baina errealitate bat da.
Ez dut uste aikido gainontzeko arte martzialak baino hobea denik. Aikidon ere askok eta askok indarra erabiltzen dute eta horiek ere oker dabiltza. Gizarte honetan arazoak konpontzeko modurik hedatuena eramaten dute dojora, eta ez aikidok irakasten duena beren eguneroko bizitzara. Eta, hain zuzen, gure mundu “zibilizatu” honetan, nola egiten dira gauzak? Azkar, indarrez, norberekeriaz, besteengan pentsatu gabe (baina besteei laguntzeko aitzakiaz), etorkizuna aintzat hartu gabe… Edozer gauzak –dela aikido, dela gurutze puntua, dela puentinga– bizitzako alderdiren batean hobetzeko aukera ematen badit, eskertu egingo dut, eta aurrera!
Bihar eta astelehenera arte Angelura noa, Franck Noel senseiren aikido ikastarora. Aikikaiko 7. dana du eta Seishiro Endoren zuzeneko ikaslea. Asko ikasteaz gainera, izugarri gozatuko dut.

13 abril 2006

Ap I.

Hoy inauguro este blog o diario y, para empezar, quiero dar la bienvenida a todos aquellos que hayan entrado, queriendo o por casualidad.
Doy clases de aikido en Zarautz (Gipuzkoa) a un pequeño pero fiel grupo de alumnos. Además, sigo aprendiendo en el Aikido Club Amagoia de San Sebastián; de hecho, la formación continua también es muy necesaria en los dojos
Tengo que reconocer que la mayoría de mis pensamientos del día giran en torno al aikido: cómo mejorar tal movimiento, cómo enseñar tal técnica, cuánto cambiaría el comportamiento y la actitud de cualquier persona si practicara aikido… No sé si es bueno o no, pero no me importa, porque mi vida y, sobre todo, mi vida interior ha cambiado muchísimo desde que empecé a hacer aikido hace doce años.
Gracias a aikido, porque intento utilizar en mi vida cotidiana los mecanismos que aikido pone a mi disposición para resolver conflictos sin usar la fuerza ni la violencia (vamos, sin enfadarme y dejar que eso me domine), soy una persona mejor, más equilibrada, más tranquila, más disciplinada, más flexible (de cuerpo y mente), más segura… Le debo mucho a aikido y le pago como mejor puedo. Una manera es ayudar a su expansión (desde mis humildes capacidades), dar a los demás la oportunidad de mejorar como yo he hecho, y otra, mucho más humilde que la anterior, publicar mis reflexiones en este diario. Será una gran ayuda para mí poder poner mis pensamientos en orden, y espero que sea válido para alguien más.

Gaur ematen diot hasiera blog edo egunkari honi eta, lehenengo eta behin, ondoetorria eman nahi diet borondatez edo kasualitatez sartu diren guztiei.
Aikido eskolak ematen dizkiot ikasle talde txiki baina zintzo bati Zarautzen (Gipuzkoa), eta, horrez gain, eskolak hartzen jarraitzen dut Donostiako Aikido Club Amagoian; izan ere, etengabeko prestakuntza behar-beharrezkoa da, baita dojoetan ere.
Aitortu behar dut nire eguneko pentsamendu gehienak aikidori buruzkoak direla: halako mugimendua nola hobetu, halako teknika nola irakatsi, kaleko edozein pertsonaren portaera eta jarrera nola aldatuko liratekeen aikido eginez gero… Ez dakit hori ona edo txarra den, baina ez dit ardura, duela hamabi urte aikido egiten hasi nintzenetik hona nire bizitza eta, bereziki, barne bizitza izugarri aldatu delako.
Aikidori esker, aikidok gatazkak indarrik eta biolentziarik gabe konpontzeko eskaintzen dizkigun tresnak eguneroko bizitzan erabiltzen saiatzen naizenez (hots, haserretu gabe eta haserreak ni hartu gabe), pertsona hobea naiz, orekatuagoa, lasaiagoa, diziplinatuagoa, buruz eta gorputzez malguagoa, seguruagoa… Asko zor diot aikidori eta ahal dudan moduan ordaintzen diot. Modu horietako bat aikido hedatzen laguntzea da (nire ahalmen apaletik), besteei nik izan dudan hobekuntza izateko aukera ematea, eta beste bat, aurrekoa baino askozaz apalagoa, blog honetan nire gogoetak argitaratzea. Laguntza handia izango da niretzat nire pentsamenduak antolatuta izatea, eta espero dut besteren batentzat ere baliagarria izatea.